Cada una de mis palabras, de mis pensamientos, tienen tantas letras como yo temores y esperanzas,y en la soledad compartida,de este mi pequeño espacio"DECOLORES",donde caben penas y alegrías,voy desnudando mi alma,materializando mis sueños.

Leeme

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

domingo, 24 de enero de 2010

SU SETENTA CUMPLEAÑOS

Ayer Alfonso cumplió 70 años.
¿Y yo me pregunto ?.¿ Como ve el mundo en esta nueva etapa de su vida?.
Si, porque el viernes todos sus amigos (no creo que lo que viví ese día se vuelva a repetir, que nunca nadie reúna a su alrededor tal cantidad de personas que le admiran y le aprecian) celebramos con el una hermosa y entrañable comida de amistad, recordando viejas y nuevas anécdotas, de la persona mas buena, sencilla y entrañable que os podáis imaginar.
Ha sido un año muy duro para él.
El viento se llevó a la eternidad uno de sus tesoros mas preciados, en un día amargo, un día solidario y a la vez solitario; no, no estuvo solo, pero debió de sentir el frío de la soledad ante tan gran perdida, que afrontó con los suyos y ante los demás con una entereza sin igual y siguió adelante y aquí sigue siempre con una sonrisa y una palabra de aliento para el que la necesita, y yo se que no cambiara, que siempre estará con nosotros, será un anciano cuando su nieto sea un hombre y pasearan juntos y se sentirá orgulloso y seguirá sonriendo y desde el fondo del alma sentirá una intensa calma, y nosotros sabremos que sigue ahí y que siempre podremos contar con él



EL PÁJARO

Un silencio de aire, luz y cielo.
En el silencio transparente
el día reposaba:
la transparencia del espacio
era la transparencia del silencio.
La inmóvil luz del cielo sosegaba
el crecimiento de las yerbas.
Los bichos de la tierra, entre las piedras,
bajo la luz idéntica, eran piedras.
El tiempo en el minuto se saciaba.
En la quietud absorta
se consumaba el mediodía.

Y un pájaro cantó, delgada flecha.
Pecho de plata herido vibró el cielo,
se movieron las hojas,
las yerbas despertaron...
Y sentí que la muerte era una flecha
que no se sabe quién dispara
y en un abrir los ojos nos morimos.

Octavio Paz


3 comentarios:

  1. un encendido homenaje... supongo que a esa edad todo se va haciendo más difícil.

    las fotos de los pajarillos simbolizan muy bien lo que expresas en el texto.

    biquiños.

    ResponderEliminar
  2. A enteireza coa que algúns dos que nos preceden abordan as talladas que da a vida, temos que aprender. Así é o camiño: unha contínua lección e un reiterado (e necesario) aprender.

    Graciñas polas tuas palabras na Chousa. Todo un pracer

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la delicadeza de las fotografias, y la poesia que las acompañan esta llena de sentimiento. Precioso homenaje

    ResponderEliminar