Cada una de mis palabras, de mis pensamientos, tienen tantas letras como yo temores y esperanzas,y en la soledad compartida,de este mi pequeño espacio"DECOLORES",donde caben penas y alegrías,voy desnudando mi alma,materializando mis sueños.

Leeme

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

jueves, 2 de diciembre de 2010

ESCONXURO

LUME, LUMIÑA, QUE VERDE CAMIÑAS ......

Por fin!, después de tantos días buscándolo, lo he encontrado. Más de una década guardado en un pequeño cajón de mi habitación hasta que lo cambié de lugar y esta vez acabó en el fondo de un cajón del salón, donde permaneció por lo menos otra década, y de repente un buen día lo cogí para leerlo de nuevo, de eso ya hace unos años, y por mucho que lo he intentado no consigo recordar donde lo ha puesto. Mi memoria ya no es lo que era, creo que he vaciado y revisado todos los cajones de mi casa con la esperanza de que hubiese ido a parar al fondo de uno de ellos, y nada, no ha habido suerte.

Pero hoy todo ha cambiado, llevaba unos meses pensando en ponerme en contacto con una vieja amiga (una de mis alpargatas), de la que hace años que no tengo noticias, pues la última vez que la vi, vivía, con su familia en Vimianzo, conservo su dirección, pero nada más, y buscando en la red, encontré a su hermana, le mandé un mensaje pidiéndole el correo electrónico de Maribel, que es como se llama mi amiga, y un par de meses después me lo mandó.

Cuando lo recibí estaba de vacaciones así que lo deje aparcado, pero hace un par de semanas me decidí a escribirle un correo, y como ya pasaran 10 días y no me había contestado, decidí escribirle una carta, así que volví a abrir mi baúl de los recuerdos, para buscar su dirección.

No es que guarde muchas cosas en el, pues tan solo es una pequeña caja de madera, con unos cuantos tesoros de juventud, dos Singles, "Rock around de clocK" de Bill Haley y "La chica del ayer" de Nacha Pop, el primer anillo que me regaló Moncho, un 14 de febrero por el año 77 y que era tan pequeño que solo me servia en el dedo meñique (bueno mis manos siempre fueron un poco gorditas), así como un viejo y horroroso payaso de cristal de murano, que fue otro de los primeros regalos que me hizo Moncho y que me encanta, pero como se ha roto tantas veces y le sale el lotite por todas las esquinas un buen día decidí guardarlo antes de correr el riesgo de que sufriese un nuevo accidente y de desintegrase por completo, también guardo dos diminutas matriuskas de madera, poco mas grandes que una uña , de las que no recuerdo su procedencia, pero si están ahí es por algo o porque fue un regalo de alguien muy especial. Trece bolivares de plata, si, no os equivocáis son mis arras.

Y por último las cartas y postales navideñas que Merce me escribió en nuestros años de estudiantes, durante los periodos de vacaciones que pasábamos separadas, una pequeña bolsita de piel que contiene un puñado de "hervas de namorar" que Merce me trajo en 1980 de San Andrés de Teixido; las cartas que me escribió Maribel y los precioso dibujos que me regaló.

Maribel y Merce no se parecían en nada, pero cada una a su manera, ocuparon un lugar muy importante en mi vida, cuando se tiene 17 años y muchos pájaros en la cabeza, todo es tan hermoso y el encontrarlas a ellas y poder compartir esos años fue lo mejor que pudo sucederme.

Merce se fue antes de cumplir los 30, porque la vida es cruel y siempre se lleva a los mejores, Maribel sigue ahí, pero nuestras vidas tomaron rumbos distintos, así que a mediados, mas bien casi a finales de los 80 le perdí la pista, estaba demasiado inmersa en la enfermedad de Merce y descuide su amistad como muchas otras cosas, no tardé muchos años en encontrarla, pero la distancia y los derroteros que tomaron nuestras vidas, hicieron el resto, bueno en realidad fue la distancia y mi dejadez.

Creo que me estoy enrollando demasiado, todo esto solo para explicaros donde se encontraba la letra del precioso Esconxuro D-A Queimada, que leí por vez primera a mis diecisiete años, una tarde de sábado, en una reunión de jóvenes amigos en el patio interior del Convento de San Martín de Xuvia.

Bueno, lo he copiado y escaneado por si a alguien le interesa, aquí os lo dejo.


Por cierto esa misma noche, mi amiga contestó mi correo, no lo había hecho antes porque a veces se pasa meses sin mirarlo.

4 comentarios:

  1. Aaaaaayayyyyy!, muchas gracias, voy a copiarlo.
    San Andrés de Teixido?, donde si no vas de muerto, vas de vivo (o algo así, decía un dicho), enigmático y gracioso. En lo alto, tocando el cielo. ¡Qué entrada más bella!, ¡qué bella es tu tierra!. Pueblo mágico, gente mágica. Besazos grandes.
    Existe la magia, sin duda. Más besos.

    ResponderEliminar
  2. ...que historia Chus, que cosas de la vida...Recibe un gran abrazo fraterno, para que lo guardes en tu caja de madera.

    ResponderEliminar
  3. Alguna vez me han obsequiado con una queimada leyendo este conjuro, y es una experiencia que no se olvida. Me lo voy a bajar para conservarlo.

    ResponderEliminar
  4. pues mira, casi que ahora, en cuanto me meta entre pecho y espalda un bocadillo de chorizo (estoy sola y no me apetece cocinar) me tomaba una tacita de queimada, bien dulce y quemadita... me gusta mucho.

    tu historia es muy tierna y ojalá que recuperes un poquitín esa amistad perdida.

    tu merce es lo mismo que Raquel para Inès, por eso le decías a mi hija que la entendías muy bien... siento que hubieras tenido que pasar por eso porque esas cosas siempre marcan mucho.

    y sigue guardando muchas cosas en ese baúl... yo también tengo una caja con muchas tonterías.

    biquiños, y buen finde.

    ResponderEliminar