Cada una de mis palabras, de mis pensamientos, tienen tantas letras como yo temores y esperanzas,y en la soledad compartida,de este mi pequeño espacio"DECOLORES",donde caben penas y alegrías,voy desnudando mi alma,materializando mis sueños.

Leeme

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

martes, 8 de mayo de 2012

DEJADME CRECER

"A los árboles hay que cortarlos desde pequeñitos, luego crecen y hacen reivindicaciones"


                   Avellanos, abedules, acebos, robles, castaños, olmos, hayas, centenares de arboles,




un  millar tal vez, benditas las manos de los qué los han plantado, mirarlo como una forma de alcanzar la inmortalidad, que gratificante es plantar un arbol, aún a sabiendas de que no lo veras crecer completamente , de que vivirá más que tú.

Pero para  sobrevivir necesitan agua, el agua de la lluvia, pero no todos sobreviven, se suelen perder bastantes, se los comen los animales, sobre todo en los bosques, a los corzos y a los ciervos les encantan las hojas de los arboles.

Soledad en el paisaje
Pinos muy altos,
cuervos muy negros,
cielo suficientemente azul,
pedregales, contemplación, abstracción,
alamedas que se prolongan hasta la nada,
canalón adornado de gorriones,
sol directo,
tierra llena de alegría.

Al alcance de los ojos
solo la agudeza del otoño.

¡Oh bella insólita,
de mirada llena de húmedos acentos
como un sueño
henchido del verdoso tartamudeo de un jardín,
de ojos vígenes como la timidez reticulada
de párpados vacilantes
comolos dedos inquietos del viajero insomne
bajo el despierto sauce!
A la orilla del río
la intimidad esparcía a puñados cenizas familiares
sobre el rescoldo de la percepción.
Lento era
el pensamiento.
Lejano el deseo,
como ave fabuladora cantando en un árbol.
¿En qué lugar
de los otoños futuros
relatará una boca arbolada
historias de tan sublimes viajes?
Sohrab Sepehrí



     Por eso es preciso darle un empujoncito a la madre naturaleza y regenerar nuestros bosques.

Me encantan los bosques, sobre todo los viejos bosques  llenos de arboles centenarios y los bosques de avellanos, en algún libro leí que los avellanos no viven mucho, como máximo unos setenta años, pero en el fondo de mi huerta hay uno, y sobrepasa esa edad.

Hace muchos años, allá por los setenta, mis compañeras de clase y yo, plantamos un arbol, un sauce llorón, y cada vez que paso por las inmediaciones del insti, lo veo y es enorme, a veces me emociono el verlo, incluso recuerdo que la profe nos había enseñado una cación que entonamos mientras lo estabamos plantando.

 Himno al árbol
Cantemos al árbol que voy a plantar
¡Si Dios lo protege del hombre y del viento,
salud y riqueza dará!.  (bis)
Para el aire puro
campestres aromas;
para el caminante
regalada sombra.
Templará los rayos de la luz del sol;
por entre sus ramas
colgarán las aves
sus nidos de amor.
Cantemos al árbol
¡Si Dios lo protege del hombre y del viento,
salud y riqueza dará!. (bis)
Uno para el otro,
los dos viviremos,
él se irá elevando
y yo iré creciendo
y si triste y solo llego yo a morir,
dejaré en el mundo
un árbol siquiera
plantado por mí.
Cantemos al árbol
con voces de paz y amor.
¡Defiéndalo el hombre!.
¡Protejalo Dios!. (bis)



2 comentarios:

  1. Que curioso, tengo yo un post para subir sobre los árboles pero con otro Himno que cantábamos en el cole el día del árbol:-)
    Precioso el coloriado de tus árboles. Son de cuento
    Me encanta.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. no conocía el himno al árbol, nunca la cantamos en mi cole.

    los cuadros son espectaculares, en serio, me quedo enamorada de ellos; investigaré más sobre el pintor... me gustan todos pero especialmente los que parecen pompones de lana.

    biquiños,

    ResponderEliminar